Tenemos razones para pensar que el cambio climático es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos (y nos enfrentaremos) como humanidad. Hemos llegado a un punto de no retorno en lo que se refiere a la salud de nuestro planeta y necesitamos que las cosas cambien cuanto antes. Pero no podemos esperar que las cosas cambien si nosotros no cambiamos. Y el mundo no cambia con nuestra opinión. El mundo cambia con nuestros actos, con nuestro ejemplo. Tenemos que actuar y ser el cambio que queremos ver. Y este sábado es la hora de hacerlo…

El día 30 de marzo es la hora del planeta. Consiste en que apaguemos la luz entre las 20:30 y las 21:30. Aunque parezca un simple gesto, va mucho más allá de ahorrar energía. Sirve como símbolo para concienciar a la gente sobre la urgente necesidad de tomar medidas contra el cambio climático.

Este movimiento global supone que todas las casas, calles y empresas apaguen las luces, y que mediante las redes sociales exijan a los gobiernos de todo el mundo cambios políticos para la lucha efectiva contra el cambio climático, pero también es una hora para parar, reflexionar y concienciarnos de que el planeta no tiene una cara B… y que nosotros somos los responsables de cuidarlo.

¿CÓMO NACIO ESTE MOVIMIENTO?

Todo surgió en 2007, cuando World Wide Fund for Nature (WWF) decidió lanzar la campaña por primera vez en Sidney como un pequeño gesto simbólico de la lucha contra el cambio climático. A día de hoy, ya son 188 países  y millones de ciudadanos los que participan, y estamos convencidos de que el número de personas concienciadas y número de participantes seguirá creciendo. El año pasado se volvieron a batir todos los récords y cada vez somos más las empresas, instituciones públicas y personas las que nos hemos sumado a este movimiento.

LOS 3 RETOS DE WWF

Adicionalmente, WWF este año ha propuesto tres retos simbólicos a llevar a cabo durante todo el día 30, ¿Te atreves con alguno?

  1. Día sin carne: El sector ganadero genera grandes cantidades de gases de efecto invernadero y, además,  para producir 1kg de carne ¡se necesitan 15.500 litros de agua! Consumir menos carne es bueno para ti y para el planeta.
  2. Día sin plástico de un sólo uso:  Cada año se vierten 100 millones de toneladas de residuos de plástico a la naturaleza. Esto es totalmente insostenible, ya que una vez que llega a la naturaleza su descomposición es extremadamente lenta, lo que produce su acumulación en mares, océanos y playas. De hecho, casi la décima parte de lo que se tira en la naturaleza acaba en el mar. Así, se prevé que en 2050 habrá más plástico que peces en el mar. Dejar de consumir el plástico innecesario es bueno para ti y para el planeta.
  3. Día sin emisiones: El transporte urbano es el causante del 30% de todas las emisiones de CO2, así que en vez de coger el coche, te animamos a que vayas en bicicleta o andando. Un día sin emisiones en tu desplazamiento es sano para ti y sano para el planeta.

LA SOLUCIÓN ESTÁ EN NOSOTROS

ekomodo nació con el objetivo de ayudar a la gente a crear un mundo mejor a través de pequeños gestos diarios. Por eso apoyamos este movimiento, y otros como el de #FridaysForFuture, los cuales nos demuestran que cada uno de nosotros somos responsables de lo que sucede a nuestro alrededor y que los pequeños gestos cuentan mucho.

Nosotros nos sumamos a una hora sin luz para hacer visible nuestro compromiso.

La acción más pequeña es mejor que la intención más grande. Apagar la luz solo una hora es un pequeño gesto al alcance de cada uno de nosotros, pero es una solidaria contribución al bienestar de la naturaleza y de la humanidad. Sí, es un pequeño gesto, pero puede generar grandes cambios.

NOS SUMAMOS A QUE, JUNTOS CREEMOS UN MUNDO MEJOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *