Entre el ajetreo del día a día y el sinfín de distracciones que nos rodean, a veces se nos puede llegar llegar a olvidar la importancia de ser responsables y apostar por la sostenibilidad a la hora de adquirir nuestra prendas de nueva temporada porque, no nos engañemos, esos vaqueros que usaste día sí y día también el año pasado para ir a trabajar necesitan una merecida jubilación. Por eso, os traemos 8 útiles tips para comprar ropa de manera responsable.

 

1) No adquieras más de lo que necesitas.

Este primer tip se basa en el principio de reducir: reducir el número de prendas hasta el mínimo imprescindible. Es normal tener cierta variedad de prendas, pero…¿de verdad necesitas 6 abrigos diferentes? ¿de verdad necesitas 10 pantalones vaqueros? ¿de verdad necesitas 8 bufandas? Oye, que igual sí lo necesitas, pero en cualquier caso pregúntatelo, reflexiona y respóndete de manera sincera. Para esto es un buen truco tener prendas atemporales y que te puedan servir para cualquier tipo de ocasión.  Aplícate eso que decía el sabio de que “no es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita”.

 

Te invitamos a inspirarte mirando “armarios cápsula” en Pinterest  y conocer las propuestas “indispensables” para el día a día.

 

2) Compra prendas de segunda mano.

La prenda más sostenible es la que ya existe. Siempre es mejor adquirir una prenda ya elaborada y utilizada (siempre y cuando esté en buenas condiciones) que una recién fabricada. Así evitamos el uso de nuevos materiales, agua y energía; y minimizamos el impacto ambiental que supone la fabricación de una nueva prenda. Es sencillo: hay que basarse en el principio de la reutilización. Hay que alargar la vida útil de las prendas lo máaaaaximo posible.

Aquí os compartimos algunas de las posibilidades a nivel nacional:

Humana Fundación Pueblo para Pueblo promueve desde 1987  la protección del medio ambiente y lleva a cabo proyectos de cooperación en distintos países de África Subsahariana, Sudamérica y Asia y cuyos objetivos comunes son impulsar la formación, la educación, la capacitación y el progreso de las comunidades beneficiarias. La Fundación, al mismo tiempo, cuenta con programas de apoyo local y sensibilización en España.

La Asociación Proyecto Abraham, nace de un grupo de personas que en el año 1998, deciden iniciar un actividad de recogida de ropa, calzado y juguetes, con el objetivo de dar un giro a sus vidas, apostando por un nuevo modelo de economía social, solidaria y ecológica, como herramienta que permita la integración de personas en situación de vulnerabilidad.

Koopera es una cooperativa de segundo grado en la que participan Cooperativas de Iniciativa Social y Empresas de Inserción impulsadas por Cáritas. Su objetivo es la inserción sociolaboral de personas en situación o riesgo de exclusión social, mediante actividades de servicios ambientales, reutilización y reciclaje, consumo sostenible, formación, atención a personas y otras actividades que pueden ayudar a cumplir el objetivo.

*Meter Emaús

 

3) Infórmate sobre la procedencia y condiciones de elaboración de la prenda.

Cuanto más cerca de donde estemos se haya elaborado una prenda, a priori menos habrá contaminado (por el transporte, fundamentalmente) y más control podremos tener sobre las condiciones en las que la prenda en cuestión ha sido fabricada. Debemos demandar transparencia a las marcas para conocer este tipo de cuestiones… ¡Quizá hasta podremos visitar la fábrica y/o taller donde se ha hecho! Además, así contribuimos a fomentar el empleo y la industria local, lo cual es muy necesario para el desarrollo sostenible del territorio. METER ALGUNA RESEÑA DE SLOW FASHION NEXT

 

 

4) Evalúa los materiales y certificaciones.

Hay que primar las prendas que utilizan materiales reciclados en sus prendas, pensando en su vida anterior… pero también que sean reciclables, pensando en su vida posterior.  A veces pensamos que con que los materiales sean secundarios, es decir, de procedencia reciclada, para lo cual existen diversas certificaciones internacionales (PONER EJEMPLOS ¿fOTO?) ya está todo bien, todo genial… pero la realidad es bien distinta: el hecho de que algo sea reciclado no significa que sea reciclable. Mejor que sea reciclado que nada, claro está, pero debemos abogar por el ecodiseño en las prendas para que también sean duraderas, reutilizables y, en última instancia,  reciclables. Es algo que desde ekomodo, sin ir más lejos, tenemos en cuenta, elaborando productos reciclados, duraderos… y también reciclables. Y desgraciadamente esto es algo que la mayoría de las marcas, incluso las de moda sostenible, olvidan…

 

5) Comprueba que la prenda sea duradera y cúidala para que dure lo máximo posible.

Como decíamos antes, lo ideal es que la prenda dure lo máaaaximo posible. Tenemos que comprar prendas de calidad, que no se estropeen a las primeras de cambio y nos sirvan durante mucho tiempo. Para ello ten en cuenta que habrá que cuidar la prenda adecuadamente, según las recomendaciones que nos pueda dar la marca en cuestión.

 

6) Si se estropea, repárala.

Aunque tratemos de alargar la vida de una prenda lo máximo posible, es natural que, tarde o temprano, la prenda se estropee. En estos casos, lo ideal sería hacer un esfuerzo por repararla… con nuestras propias manos (si nos atrevemos), o en un taller de costura. Esto es algo que en la época de nuestras abuelas y abuelos era muy habitual, se hacía mucho, y que hoy por hoy desgraciadamente se ha perdido, probablemente porque cuesta más reparar la prenda que comprar una nueva de la típica marca de prendas baratas y de escasa o dudosa conciencia social y medioambiental.

Pants Ville Press Blog : Ejemplo de decoración de agujeros.

 

 

7) Si ya no te sirve, deshazte de ella de manera responsable. Dónala o entrégala para reciclar.

Por mucho que sea de calidad, la cuidemos e incluso la reparemos unas cuantas veces, toda prenda llega al final de su vida útil. En este momento, cuando la prenda ya no sirve para nada, dónala o entrégala a organizaciones sociales como Koopera, Emaús o Humana (antes mencionadas) para que la entreguen a colectivos en riesgo de exclusión a quienes sí les puede servir, hagan con ellas “reciclaje creativo” o que incluso la puedan reciclar (como hacemos en Eko-REC), para que con los materiales resultantes se elaboren nuevos productos.

 

 

8) Recomienda marcas que hacen las cosas de manera responsable.

Esta es la cuarta “R” de la Economía Circular: Reducir, Reutilizar, Reciclar… y Recomendar. Consiste en ayudar a dar visibilidad y apoyar a empresas y marcas que son sostenibles y tienen en cuenta criterios éticos, sociales y medioambientales a la hora de llevar a cabo su actividad. Te será de ayuda consultar este post para averiguar si una marca de moda es realmente sostenible.

La cruda realidad es que las marcas que cumplen con este tipo de condicionantes para ser sostenibles, generalmente son más caras que las marcas que fabrican en condiciones poco sostenibles social y medioambientalmente. Y no es porque quieran, sino porque deben asumir unos costes mayores y para ser sostenibles económicamente (lo cual es condición indispensable para la supervivencia) no les queda otra que fijar un precio superior.

Comprar es votar por el mundo que queremos. Cada vez que compramos algo, estamos validando una manera de hacer las cosas… y así es como elegimos el mundo en que queremos vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *