Últimamente, las redes sociales están inundadas con denuncias a la fast fashion… Y no es para menos, teniendo en cuenta que la industria de la moda es ¡la 2ª más contaminante del planeta!

Los motivos de denuncia son bastante evidentes, pero las posibles soluciones quizás no lo sean tanto… ¿Te echamos un cable para descubrir cómo consumir ropa de una manera un poco más responsable? ¡Aquí te damos algunas pistas!

1. (Re)edúcate

La información es poder, y cuanto más conozcas sobre el problema de la fast fashion, ¡de manera más consciente podrás tomar tus decisiones! Si aceptas sugerencias, te recomendamos que veas el documental “The True Cost”, le eches un vistazo a las páginas de Fashion Revolution y Slow Fashion Next u ojees el libro “Al borde de un ataque de compras: 73 claves para un consumo consciente”. ¿Conoces más recursos interesantes? Compártelos en los comentarios, ¡y cultivemos un pensamiento crítico entre todxs!

2. Libérate de lo que no necesites… sin dejar huella por el camino

¿Sabías que donar ropa no siempre es es la mejor opción para liberarte de la ropa que ya no usas? Aunque estas donaciones son muy útiles y necesarias para muchas organizaciones benéficas, también se encuentran con problemas para gestionar prendas sucias, rotas o inadecuadas que no se pueden vender o regalar. De hecho, se estima que el 25% de estos textiles va directamente al vertedero. Un 40-50% adicional se exporta al comercio mundial de ropa de 2ª mano, donde inunda el mercado textil de países como Ghana, perjudicando al comercio local. Las donaciones textiles exportadas incluso terminan siendo enterradas o quemadas en esos países.

¿La solución, entonces? 

¡Prioriza la venta en portales de 2ª mano! Vinted te permite poner el valor que tú quieras a tus prendas, y Micolet te lo pone todavía más fácil encargándose del trabajo de fotografiar y vender las prendas. Así, además de ganarte un dinerillo, te asegurarás de que tu prenda acaba en un hogar concreto, ¡y no en un vertedero a cientos de miles de km!

3. Apoya a quien lo hace bien

Una vez que hemos liberado espacio, no vamos a volver a cometer errores del pasado, ¿no? Cuando necesites ropa, acude a plataformas de 2ª mano como las que acabamos de comentar, prioriza comprar en marcas que se esfuerzan por emplear materiales responsables y producir de manera local, ¡y explora en tus tiendas de barrio!

¿Se te ocurren más maneras para reducir nuestro impacto en relación con lo que vestimos? ¡Estamos deseando escucharlas! 🤓👇

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *