Estamos en plena semana de la #fashionrevolution, y aunque cada vez hay más personas concienciadas con el problema de la “fast fashion” o moda rápida, todavía hay mucha gente que no entiende la necesidad de un movimiento que pretende revolucionar la industria de la moda. Y tú, ¿a qué grupo quieres pertenecer? Si respondes que al primero, sigue leyendo…

¿De dónde surge la Fashion Revolution?

El 24 de abril de 2013, el edificio Rana Plaza se derrumbó en Bangladesh. Este edificio era una de las grandes fábricas de prendas para algunas de las marcas de ropa más conocidas del mundo.

Más de 1.100 personas murieron en el accidente.
Cerca de 2.500 resultaron heridas.

La mayoría de los 5.000 trabajadores del edificio eran mujeres jóvenes, y la víspera del accidente, varias de ellas ya habían avisado de que habían encontrado grietas preocupantes en el edificio y de que les daba miedo entrar y seguir trabajando.

Tras la tragedia, personas de todo el mundo concluyeron que la industria de la moda no podía seguir así, y decidieron juntarse y hacer algo. Así, nacieron grupos como Fashion Revolution o Slow Fashion Next, y comenzaron los movimientos contra lo que se conoce como la moda rápida.

Éste fue uno de los escándalos más sonados en el mundo de la moda rápida, pero no es ni mucho menos el único:

En 2010, también en Bangladesh, 21 personas murieron en un incendio en la fábrica de una conocida marca de moda rápida. En 2016 hubo otro incendio, aunque esta vez sin víctimas.

 Casi 8.000 trabajadores de Cambodia se han desmayado en las fábricas de otra de estas marcas desde 2010. Los desmayos se asocian a malnutrición, calor excesivo, larguísimas jornadas de trabajo…

 En 2011, en Sao Paulo, la fiscalía de Brasil descubrió trabajo esclavo en las fábricas de otra marca de moda rápida. Rescataron a 15 trabajadores; uno de ellos tenía 14 años.

Una de las peores industrias… también para el planeta

¿Sabías que la industria de la moda es la 2ª más contaminante del mundo, solo por detrás de la del petróleo, y la 1ª en consumo de recursos naturales?

Algunos datos que te pueden resultar interesantes:

 En el mundo se consumen 80 billones de piezas de ropa al año.

 La producción de ropa en el mundo se ha duplicado desde el año 2000.

 Cada español consume de media 34 kg de ropa al año, y desecha unos 14 kg.

El 73% de los materiales utilizados para la ropa acaba en vertederos o incinerada.

La industria textil emite más gases de efecto invernadero que si sumamos los gases emitidos en todos los vuelos internacionales y transporte marítimo juntos.

 Menos del 1% del material utilizado para producir ropa es reciclado.

 La industria textil es una de las que más agua consumen en el mundo. Por ejemplo, se necesitan 2.700 litros para fabricar una camiseta de algodón. Esto es lo que una persona bebe en 3 años.

Un dicho popular en China e India afirma que sus granjeros pueden predecir el color de moda de la siguiente temporada por el color de sus ríos.

El Mar de Aral (antiguamente, el 4º lago más grande del mundo) está prácticamente seco debido al cultivo de algodón.

Ante una realidad así, son miles las personas que han decidido no quedarse quietas. Por eso, durante esta semana, las iniciativas para promover la moda sostenible y denunciar las injusticias de la moda rápida se multiplican, con la esperanza de lograr una industria de la moda que, por fin, respete a sus trabajadores y al medio ambiente.

Esta inquietud comienza a intuirse incluso en las instituciones: por ejemplo, el Clúster Guipuzcoano de Moda Sostenible “GK Green Fashion” ha lanzado una campaña en redes sociales en colaboración con diseñadores “green” locales, para apoyar el consumo local y las marcas sostenibles del territorio. Además, con el impulso del Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, este Clúster organiza jornadas de moda sostenible dos veces al año.

Por otra parte, la campaña #WhoMadeMyClothes de Fashion Revolution empuja a los consumidores a preguntar por redes sociales a las marcas de ropa quién ha hecho sus prendas y en qué condiciones. Si tú también quieres formar parte del cambio, utiliza este hashtag para lograr una mayor transparencia en la industria, y apoya a las marcas que hacen un esfuerzo por ser justas, sostenibles y honestas.

¿Conocías el movimiento #fashionrevolution? ¿Conoces a alguna de las marcas que están cambiando las cosas? Cuéntanoslo, ¡estamos deseando leerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *