No todo con el coronavirus van a ser malas noticias: a pesar de sus desastrosas consecuencias para la salud de las personas y la economía, parece que la epidemia del coronavirus está teniendo impactos positivos en el medio ambiente.

A finales de febrero, una serie de satélites detectaron una disminución significativa en los contaminantes del aire del país. Al comparar las imágenes, se puede ver cómo la concentración de dióxido de nitrógeno se desplomó en febrero frente a los niveles de enero, antes del bloqueo de las ciudades. 

Aunque es habitual que los niveles de este gas disminuyan en esta época debido al parón de las fábricas por el Año Nuevo Lunar, normalmente suelen repuntar justo después. Y eso no ha ocurrido este año. 

Los impactos se comenzaron a observar en Wuhan, la ciudad china de 11 millones de habitantes que lleva en cuarentena desde finales de enero. Las imágenes de la NASA mostraban una atmósfera prácticamente limpia sobre la provincia, y esto se asocia al cierre de los negocios y las fábricas y a las restricciones de viajes impuestas para hacer frente a la epidemia. 

Estos factores, que se han ido expandiendo por todo el país, se han traducido en una bajada considerable en el consumo de combustibles fósiles. En consecuencia, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) fueron al menos un 25% más bajas en las dos semanas posteriores al Año Nuevo Lunar en comparación con 2019. 

Se calcula que, durante las tres últimas semanas de febrero, China emitió 150 toneladas métricas menos de CO2 que durante el mismo periodo el año pasado. Esto equivale a todo el dióxido de carbono que Nueva York emite durante un año. En cualquier caso, esta disminución en las emisiones de CO2 durante dos semanas solo reduciría las cifras anuales en aproximadamente un 1%

¿SON REALMENTE POSITIVOS LOS IMPACTOS AMBIENTALES DEL CORONAVIRUS?

Los expertos tienen opiniones encontradas al respecto: 

POSTURA PESIMISTA: Por una parte, algunos afirman que las medidas para estimular la economía después de esta crisis podrían hacer rebotar el consumo de combustibles fósiles (y por tanto, las emisiones) por encima de los promedios históricos, como ha ocurrido en crisis anteriores. Creen que, al no ser permanentes, estas reducciones apenas tendrán efecto sobre nuestras emisiones totales.

POSTURA OPTIMISTA: Por otra, hay opiniones como la del profesor de la Universidad de Edimburgo, Dominic Moran: “el 20% de la economía mundial se está cerrando lentamente, uno de cada cinco vuelos globales está siendo cancelado. Las cosas ya no van a volver a ser iguales”. Además, destaca que si la demanda de los consumidores se reduce (debido a los salarios no pagados durante la crisis), la producción industrial y el uso de combustibles fósiles podrían no recuperarse, aunque exista capacidad para ello.

Ante una alarma social de esta envergadura, hay quienes se aventuran a hacer comparaciones:

→ El COVID-19 se ha cobrado la vida de 3.000 personas

→ La contaminación del aire es responsable de 4,5 millones de muertes al año

Aunque sus beneficios en el medio ambiente seguramente no se sostengan en el tiempo, esta crisis está dejando una cosa clara: si los países perciben la urgencia de un problema y tienen la voluntad real de coordinarse y atacarlo, se puede lograr una movilización mundial con efectos inmediatos.

 

Ojalá comprendamos la urgencia de la crisis climática a tiempo…

 


Y vosotros, ¿qué pensáis al respecto? ¿Está justificada esta alarma por el coronavirus, o hay otros problemas que deberían preocuparnos más? ¡Contadnos vuestra opinión en los comentarios!

Únete a la conversación

7 comentarios

  1. Creo que aún es temprano para poder hablar de efectos aunque me gusta que su artículo se basa en datos duros.

    Muy cierto, si nos lo proponemos podemos hacer cosas increíbles. Ojalá tengamos visión…

  2. Lamentarse porque la crisis climática no generó tanta atención como el coronavirus, con los servicios sanitarios colapsados, es muy poco recomendable. Señalar la esperanza que trae todo este sufrimiento es un mensaje cínico y algo sociópata.

    1. ¡Hola, Alberto! Muchas gracias por compartirnos tu opinión, nos entusiasma escuchar diferentes perspectivas y contrastarlas. Si lees nuestro post con detenimiento, verás que en ningún momento nos lamentamos de que la crisis climática no genere tanta atención como el Covid-19. Solo señalamos que, del mismo modo en que somos conscientes de la gravedad de esta epidemia, ojalá fuéramos igualmente conscientes de la urgencia climática.

      Por otra parte, dado que nuestro contenido es primordialmente ambiental, queríamos informar sobre los impactos que esta situación de actualidad tiene sobre el tema que nos atañe. También pretendíamos arrojar un poco de luz en unos momentos en los que reina la ansiedad (la cual, si bien es necesaria en cierta medida para provocar reacciones inmediatas, también puede tener un efecto paralizador y generar una desesperanza que no ayuda a nadie).

      Por último, indicar que las comparaciones que citamos son una mera representación de las distintas posturas que existen sobre este tema.

      Muchas gracias una vez más por compartirnos tu opinión, ¡es lo que más nos enriquece! Un saludo.

  3. Yo considero muy oportunos estos artículos. Todos somos conscientes de las consecuencias sanitarias y económicas, a las cuales no hay que restarles ninguna importancia, pero no está demás inculcar valores positivos para el medioambiente en estos tiempos de crisis y parón radical de la economía.
    Sin olvidarse del esfuerzo que están haciendo todos los trabajadores sanitarios, logisticos,… creo que podemos dedicar un momento a la reflexión, y ver que se pueden hacer cosas increíbles como dice Ricardo en su post.
    He de decir que ver iniciativas como la de vuestra empresa dan esperanza y mucho animo para combatir el cambio climático.

  4. En mi opinión hay algo que puede cambiar de manera evidente y supondrá un descenso en la contaminación: el teletrabajo .
    Antes era puntual y con esta crisis se ha convertido en general.
    Creo que la productividad aumenta, pues el enfoque esta en el trabajo sin distracciones no deseadas u las deseadas bien gestionadas.
    Para mi hay varias las ventajas:
    – a nivel productivo,
    -a nivel personal, menos tiempo empleado en desplazamientos
    -a nivel familiar, los padres dispondrán de más tiempo.para los hijos y los hijos tendrán que aprender a respetar los espacios de los padres , algo necesario,en mi opinion:la recuperación del respeto por los mayores
    – la contaminación se reducirá por la disminución de desplazamientos.
    Espero que las empresas se hagan eco y esto genere una mayor conciliación familiar, lo que generara un beneficio social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *