¿En qué piensas cuando escuchas la palabra “sostenibilidad”? Si eres como la mayoría de los mortales (con toda tu extraordinariedad, por supuesto 😎), probablemente te vengan a la mente imágenes de praderas verdes, productos reciclados, animales correteando por colinas y, en definitiva, acciones que tengan que ver con lograr un medio ambiente sano.

Sin embargo, en EKOMODO (y cada vez en más sitios) entendemos la sostenibilidad como algo que va mucho más allá: creemos que una sostenibilidad real y completa amplía el foco desde lo puramente ambiental, y busca un desarrollo teniendo en cuenta tres esferas fundamentales: la ambiental, la social y la económica.

Antes de pasar a explicar estas ideas, quizás convendría dar un paso atrás y comenzar por la base: ¿qué es exactamente la sostenibilidad?

Aunque no existe una definición concreta del concepto de “sostenibilidad” o desarrollo sostenible, la más extendida es la que ofreció Naciones Unidas en su Informe Brundtland de 1987:

 

El desarrollo sostenible es “aquel que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas propias“.

 

Por lo tanto, para que un proyecto sea verdaderamente sostenible, debe ser capaz de mantenerse en el tiempo sin consumir más recursos de los que le corresponden en ese momento. ¿Y cuáles son las claves para que un proyecto se mantenga (a.k.a, sea sostenible) en el tiempo? Atenta/o, ¡te las explicamos en detalle!

a) Sostenibilidad ambiental

¡Ésta ya nos la sabemos! Está claro que, si un proyecto aspira a mantenerse en el tiempo, tiene que ajustarse a los ciclos de la naturaleza. A fin de cuentas, sin un planeta en el que llevar a cabo un proyecto, difícilmente vamos a poder sacarlo adelante. Si tomamos más de lo que el medio ambiente nos ofrece y sobrepasamos sus límites, estaremos entrando en deuda con la naturaleza (y con las generaciones futuras), ¡y llegará un punto en el que nos quedemos sin recursos!

Para evitar que esto pase, entran en juego cuestiones ligadas a la economía circular y el ecodiseño, como la huella de carbono de un producto o servicio, sus materiales, durabilidad, ciclo de vida, reciclabilidad, el packaging, transporte, gasto energético…

Si te interesa el tema, échale un vistazo a nuestro post con las claves de la economía circular.

b) Sostenibilidad social

¡Esto va de personas! Al final, las empresas son grupos de personas unidas por un fin en común: darle respuesta a un problema o necesidad de la sociedad… ¡pero no todo vale para lograrlo! Si buscamos poner soluciones a distintos problemas, lo lógico es tratar que todo el mundo salga ganando en ese proceso, ¿no? Cuando hablamos de sostenibilidad social, hablamos de buscar el bienestar de todas las personas que participan en la cadena de valor.

¿Y cómo podemos lograr este win-win dentro de una empresa? Algunos ejemplos: buscando la igualdad en el espacio de trabajo; la inclusión de diferentes colectivos; priorizando prácticas comerciales justas; trabajando con proveedores responsables

Por ponerte un ejemplo, en EKOMODO tratamos que la mayoría de nuestros productos se confeccionen en talleres de inserción social locales por personas en riesgo de exclusión, generando un impacto positivo en nuestro entorno. Si tienes curiosidad, ¡aquí te mostramos cómo lo hacemos!

c) Sostenibilidad económica

Por último, pero por supuesto, no menos importante, tenemos la cuestión económica… Y es que un proyecto puede nacer con las mejores intenciones del mundo, pero si no es económicamente rentable, difícilmente va a poder sobrevivir en el tiempo. En una empresa que busca este triple balance, la rentabilidad es consecuencia directa de sus prácticas ambiental y socialmente responsables.

En definitiva, la sostenibilidad económica va de conseguir una rentabilidad para seguir generando un impacto positivo mediante su actividad; sin rentabilidad, no se pueden mantener prácticas responsables, y sin prácticas responsables, no hay impacto positivo, ¡que es de lo que trata todo esto!

¡Pausa para el almuerzo!

¿Cómo vas con la lección? ¿Ya estás cogiendo un poco de aire? Enseguida te soltamos, pero antes, un par de apuntes más, ¡va para Matrícula! 🤓🏆

➯ Todo esto de lo que estamos hablando no es tan nuevo como parece: ya en 2004, el economista John Elkington bautizó como “modelo de triple impacto o “triple bottom line” a este enfoque de la sostenibilidad que tiene en cuenta su dimensión ambiental, social y económica. Cada vez son más las empresas que nacen con el triple balance en su raíz, ¡y es una tendencia que solo va hacia arriba!

➯ Además de en las empresas, esta triple visión de la sostenibilidad también se aprecia en las instituciones: reflejo de ello son los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU implementó en 2015 para lograr de cara a 2030, donde las tres dimensiones se recogen concienzudamente. ¿Tienes ganas de saber cómo? ¡En este post te lo explicamos rápidamente!

¡Y llegamos al final! ¿Cómo te has quedado? ¿Qué es lo que más te ha impactado, sorprendido, confundido… de esta visión de la sostenibilidad y del modelo de triple impacto? Cuéntanoslo en los comentarios, ¡estamos deseando leerte!

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Al hablar de sostenibilidad lo primero que salta a nuestro vocablo es que dure, que permanezca, que no sea eventual, que el mundo salga ganando en ese proceso haciendo participe en la cadena de valor. Para ello hay que considerar tres esferas: ambiental, social y economica, tal como expresa Judit en su escrito, para que satisfaga las necesidades del presente y ampare al futuro.

    Para ello: Cuidar la Naturaleza unido a la economia circular, buscando el beneficio de las personas en sus derechos sociales que se conseguiran con el impacto positivo de las condiciones expuestas y el logro, el triunfo y el bienestar de esta empresa. Sera un ejemplo para el conocimiento laboral del mundo. Adelante y enhorabuena!

  2. Muchas gracias por tan valiosa información.
    or favor si me indican como obtener más información de estos Temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *